INFIL

Instituto de Formación e Investigación Lingüística

Antiguos/as profesores/as de INFIL comentan

Los/as profesores/as que han pasado por INFIL nos hablan de su experiencia, de sus alumnos/as, de sus expectativas al empezar a trabajar con nosotros, etc...

 

Susana Alonso comenta:

(profesora en INFIl en los años 2014 a 2017)

  • Soy vecina de Villares y conocía la academia allí.
  • INFIL para mí ha sido, es y será la oportunidad que me ha hecho desarrollarme a nivel profesional y personal.
    A nivel profesional, porque, recién graduada, Iñaki confió en mí y en mis ganas de seguir creciendo y gracias a ello he desarrollado mis habilidades en la enseñanza de una segunda lengua, el inglés. He aprendido cómo organizar el tiempo en el aula, cómo motivar a los chicos a comunicarse en una segunda lengua, muchísimos métodos para hacer las clases más prácticas, lúdicas… y he tenido la oportunidad de trabajar en diversos niveles, sintiendo curiosidad por los procesos cognitivos que se llevan a cabo en la adquisición de una lengua extranjera.  ¡Y me fascinaba cómo los más pequeños de Castellanos de Moriscos aprendían tantísimo en tan poco tiempo! Con lo que me di cuenta que había un ámbito de la educación que apenas conocía y que quería conocer más a fondo, así que me animé a cursar un segundo grado para seguir formándome. Y todo esto siempre gracias a la confianza de Iñaki, a la flexibilidad de mis horarios…
    A nivel personal me ha hecho madurar como persona, además de hacerme feliz día a día haciendo lo que de verdad me gusta y luchando por lo que de verdad deseo: la enseñanza. Para mí ha sido un auténtico placer dedicar mi tiempo y esfuerzo a algo que me hacía feliz, que con un simple “bye bye butterfly”, era capaz de esbozar la mayor de las sonrisas día a día.
  • Tuve una primera impresión muy positiva, ya que la entrevista fue muy correcta pero a la vez muy cercana, y eso me dio seguridad. Además, hubo siempre feedback por parte de Iñaki en los días de selección, cosa que siempre se agradece. Y no sólo eso, sino que una vez dentro de, lo que me gusta a mí denominar, “pequeña gran familia INFIL”, recibí muchísima ayuda por parte de Iñaki, de Lucía G y de todas las profesoras.
  • Creo que no había tomado una decisión tan complicada hasta el momento como dejar INFIL. Me ofrecieron una oferta de empleo en la enseñanza reglada como maestra y tutora en un colegio en Zamora. La sensación de tristeza que me invadió al irme era enorme y aún paso por la puerta de la academia y se me encoge el corazón, incluso escribiendo esto me emociono. Han sido casi tres cursos formando parte de INFIL, con lo que incluso casi tres años con los mismos alumnos e incluso algunos desde bien pequeñitos conmigo… con lo que he formado parte de su desarrollo (y eso no se puede describir con palabras) y por supuesto, ellos del mío.  Como comentaba anteriormente, en INFIL he sido MUY FELIZ, con lo que por un lado he sentido mucha tristeza, pero por otro lado he sentido felicidad por lo todo lo vivido y satisfacción por el trabajo realizado.
  • Creo que INFIL tiene un proyecto de los que pocos pueden presumir. Lleva la enseñanza del inglés a zonas rurales a las que, a lo mejor, no llegaría si no fuera por INFIL. Es un proyecto serio, muy ambicioso, con unas bases muy claras y unos objetivos bien marcados que se consiguen a la perfección cada curso escolar.
  • Muy buena relación con mis compañeras.. Lucía G siempre me ha ayudado y guiado, su labor en INFIL es esencial. Con el resto de compañeras genial también, me llevo muy buenos recuerdos y momentos con ellas. INFIL es como una familia, en la que siempre te sientes arropada y esa calidad humana creo que es un auténtico orgullo de la empresa.
  • La relación con Iñaki muy buena, muy profesional. Además, Iñaki es una persona muy cercana, capaz de empatizar con sus trabajadores y eso lo valoro muchísimo. Además, siempre le estaré agradecida por la oportunidad que me ha dado.
  • Totalmente, la metodología comunicativa que sigue INFIL es estupenda, los alumnos aprenden la lengua y lo más importante, no sienten miedo a hacer uso comunicativo de ella. Además, la cercanía de las profesoras y los pequeños grupos hacen que los niños estén en un ambiente relajado en el que se favorece muchísimo más el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • GRACIAS. Es lo único que puedo decir. KEEP ON GROWING!

Mónica Sierra comenta:

(profesora en INFIL en los años 2015 a 2017)

  • Conocí INFIL a través de una página web..
  • Para mí INFIL ha sido una de las mejores experiencias personales y laborales de mi vida. Me ha dado la oportunidad de crecer como profesional. 
  • Mi primera impresión fue: ¡Quiero trabajar aquí! ¡Me encanta cómo está planteado todo!
  • Para mí fue muy triste tener que dejarlo INFIL. Pero encontré todo el apoyo y ayuda de Iñaki y mis compañeras.  Fue una decisión dura de tomar, ya que era muy feliz trabajando en INFIL, pero por cuestiones personales me tuve que ir a vivir fuera. ¡Creo que lo echo de menos todos los días!
  • Creo que INFIL tienen un proyecto valiente y que da mucha vida y oportunidades a alumnos que no tienen que desplazarse para aprender inglés. Además, el funcionamiento es prefecto, todas las piezas encajan gracias al gran equipo humano encabezado por Iñaki.
  • La relación con mis compañeros/as ha sido siempre excelente. Desde el primer minuto he encontrado grandes profesionales y personas dispuestas a ayudarme y facilitarme las cosas. Gracias a INFIL he conocido personas maravillosas con las que sigo y seguiré teniendo contacto, porque formábamos una "pequeña familia". Tengo que destacar el trabajo y disponibilidad incondicional de Lucía, nuestra jefa de estudios. ¡Siempre está en todo! 
  • Siempre he dicho que Iñaki es el mejor jefe que he tenido en mi vida (y he tenido ya unos cuantos). Si INFIL funciona como funciona y no deja de crecer, es gracias él. Su enorme empatía y su calidad humana hacen las cosas muy fáciles a todos. Siempre piensa en los demás antes de pensar en sí mismo o en los intereses de la empresa y creo que eso hoy en día se puede encontrar en muy pocos sitios. En mi caso, le estaré eternanemte agradecida por darme la oportunidad de trabajar en INFIL. 
  • Creo que los alumnos/as de INFIL son otro de los puntos fuertes de INFIL. Siempre venían con muchas ganas de aprender y lo conseguían, gracias a su esfuerzo y al  organizadisimo sistema con el que trabaja INFIL. 
  • GRACIAS a todos. Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.

Rocío Sánchez comenta:

(profesora en INFIL en los años 2015 y 2016)

  • Conocí INFIL a través de la web y de una amiga.
  • INFIL ha sido mi primer trabajo y ha sido excepcional para coger experiencia, la confianza depositada es de agradecer.
  • Mi primera impresión fue buena, y entre compañeras siempre nos hemos echado una mano, la relación ha sido muy satisfactoria.
  • Cuando dejé INFIL, sentí pena por dejar a los alumnos, que se les coge mucho cariño y se echa de menos el ambiente de trabajo y a las compañeras.
  • Dejé de trabajar en INFIL por diversas razones: personales, de estudios, trabajo e incompatibilidad de horarios.
  • Considero necesario que haya clases de inglés en la provincia, es decir, en los pueblos, y no solo en la ciudad. Creo que es una muy buena oportunidad para que toda la gente pueda acceder a ello y sin tener que desplazarse a la ciudad, que ciertamente para muchos es un problema, por lo que en mi opinión se valora bastante bien.
  • La relaciñon con compañeras/os, en general, ha sido buena y cordial. Con la jefa de estudios muy buena también, estaba disponible para resolver dudas que pudiéramos tener y echarnos una mano.
  • Con el director la relación buena también y buena disponibilidad, nos ha escuchado con los diversos problemillas que pudiéramos tener y nos animaba a continuar, muy alentador.
    Además es muy cercano a nivel personal.
  • Creo que los alumnos aprovechan las clases y aprenden, se lo pasan bien, juegan... Creo que es importante que los niños se diviertan en las clases para que quieran seguir yendo y así les resulta mucho más sencillo adquirir nuevos conocimientos.
  • Gracias por la oportunidad y la amabilidad mostrada en este tiempo.

 

Iain Candlish comenta:

(profesor en INFIL en el curso 2015-16)

  • Conocí INFIL a través de la plataforma universitaria de empleo de la USAL.
  • INFIL me dio la oportunidad de seguir formándome en el ámbito de la educación y trabajar en un equipo dedicado a la enseñanza del inglés. Fue una oportunidad de poner en práctica todo lo que estaba aprendiendo en el máster, a la vez serviendo como una ayuda económica para complementar mis estudios.
  • Quedé con Iñaki antes de empezar a trabajar para hablar de las posibilidades y horas del trabajo. La verdad es que me quedé impresionado con él y todo lo que pretendía y sigue pretendiendo hacer con INFIL.
  • Me dio pena marcharme porque me había acostumbrado a la ética de la empresa, tenía buenas relaciones con el profesorado y las clases con mis alumnos ¡las disfrutaba mucho!
  • El curso se acabó y no tenía muy claro qué iba a hacer el curso siguiente – si iba a quedarme en Salamanca o trasladarme a otro sitio.
  • Considero que el proyecto de INFIL es único y muy importante en la provincia, porque da la oportunidad a mucha gente en pueblos cercanos de aprender y formarse aun más en inglés.
  • Mi relación con los compañeros/as fue genial. Todos mis compañeros me ayudaron cuando lo necesitaba y me hicieron sentir como uno más del equipo. 
  • ¿Con el director? ¡¡¡También genial! En mi opinión, es muy importante que un director sea accesible y cercano a los empleados. Su carácter y entusiasmo por el proyecto no tiene antecedentes.  
  • Durante mi tiempo en INFIL daba clases tanto a adultos como niños y todos querían aprender y mejorar su nivel de inglés. Creo que esa motivación es fundamental para que todos puedan seguir adelante con sus estudios.
  • Solo quiero agradecer a Iñaki por darme la oportunidad de trabajar en y ser parte del proyecto de INFIL. ¡Espero que siga creciendo y teniendo éxito en los años venideros!

 

Esther Grijalba comenta:

(profesora en INFIL en los años 2014-2016)

  • Conocí INFIL a través de un anuncio en prensa, concretamente por la promoción que se hacía del Summer Camp, que sin duda es una de las actividades más fascinantes que ofrece.
  • Durante mi etapa en INFIL he aprendido cómo desde la humildad y con un increíble equipo humano se puede llegar a conseguir objetivos ambiciosos, la cercanía de todos los miembros que forman la familia INFIL con el alumnado y sus familias, hace posible que lo que podría ser interpretado por los alumnos como una prolongación del horario escolar se convierta en una actividad amena y dirigida a un aprendizaje constante sin que suponga para los chicos INFIL una carga extra.
  • El formato que ofrece INFIL es un método emprendedor que consigue fantásticos resultados en el alumnado .
  • INFIL es una empresa que abre puertas a nuevos horizontes, genera importantes expectativas de progreso y superación tanto para el equipo de profesores como para el alumnado.
  • Desde un absoluto agradecimiento por haberme dado esa oportunidad, recomiendo su método a todos aquellos que quieran empezar o continuar con el maravilloso mundo de aprender disfrutando con el inglés. Un saludo, ESTHER

 

Paula Rodríguez comenta:

(profesora en INFIL en los años 2014 al 2016)

  • Vivo en Villares de la Reina y conocí INFIL pasando por delante de la oficina.
  • Mi trabajo como profesora en INFIL supuso mi primera experiencia laboral real. Además de servirme para aprender muchas cosas a la hora de dar clases de inglés a grupos muy diversos, me ayudó a darme cuenta de que esta profesión es la adecuada para mí y me animó a continuar con la formación en ese ámbito.
  • Desde el principio, INFIL me pareció una empresa muy formal y en la que se ofrece mucho apoyo a los trabajadores, cosa fundamental especialmente al principio. Desde el primer momento me sentí muy bien recibida y motivada.
  • Me fui de INFIL porque decidí mudarme al Reino Unido a ampliar mis horizontes. Cuando me marché de INFIL, me sentí mucho más preparada para afrontar mi futuro profesional y me sentí muy apoyada en mi decisión de abandonar la academia. Además, también sentí que sería recibida con los brazos abiertos si decidiese volver a trabajar allí.
  • Creo que es un proyecto muy interesante que hace mucho por los alumnos de la provincia. Desde mi punto de vista, resulta muy interesante que un proyecto tan establecido siga ampliando y dando la posibilidad a más alumnos de aprovecharse de sus beneficios.
  • La relación con mis compañeros/as fue muy buena. Aprovechando los viajes en coche a los distintos pueblos, se forjaron buenas amistades.
  • Con el director la relación también fue muy buena. Iñaki es muy consciente de los distintos problemas a los que podemos tener que enfrentarnos y es el primero en ofrecernos su apoyo cuando lo necesitamos. Además, se nota que es un proyecto que le apasiona, por las horas que le dedica, lo cual se contagia a los trabajadores.
  • Creo que el formato de trabajo de INFIL es muy adecuado, puesto que los alumnos aprovechan mucho las clases, lo que les beneficia mucho. En prácticamente todos los alumnos se nota una mejora, en mayor o menor medida, si se compara el nivel a principio y a final de curso. Además disfrutan mucho de las clases.
  • Creo que INFIL es un lugar ideal para comenzar la carrera como profesor de inglés y, personalmente, estoy muy agradecida a Iñaki por ofrecerme mi primer puesto de trabajo real.

Sofía Lee Park comenta:

(profesora en INFIL en los años 2014 y 2015)

  • Conocí INFIL a través de la recomendación de una profesora de la universidad. 
  • Mi experiencia ha sido muy gratificante, tanto en el terreno profesional como personal.
  • Profesionalmente he podido trabajar con diferentes niveles, perfiles, recursos y metodología. 
  • En el ámbito personal me ha ayudado a conocer diferentes áreas, aprender de otras personas y con la inquietud de saber y alcanzar el éxito. 
  • Mi primera impresión fue de entusiasmo y curiosidad;  la organización al detalle de las actividades, la logística y la gran cantidad de recursos que disponía.
  • Tuve que dejar INFIL por otros proyectos y no fue una decisión fácil. Me llevo muy buenos recuerdos y una gran experiencia que nunca olvidaré.
  • La relación con el equipo y el director ha sido muy profesional y seria, siempre en un ambiente agradable donde compartíamos experiencias e ideas. El director siempre hacía todo lo posible para que nos sintiéramos cómodos y solucionaba cualquier problema. Valoraba el trabajo, el esfuerzo y la dedicación para que todo saliera a la perfección.
  • Los alumnos no solo progresan y aprenden, sino que también disfrutan y aprecian todo el trabajo.
  • Siempre estaré muy agradecida por haber podido formar parte de INFIL. 
  • Una vez más, muchas gracias a todos por todo. Espero que siga por muchos años más.

Ana Marcos comenta:

(profesora en INFIL desde 2012 a 2015)

  • Conocí INFIL a través de Iñaki, que me contó la gran labor que llevan a cabo y me encantó el proyecto.
  • INFIL lo supuso todo para mí. Me dio la oportunidad de tener mi primera experiencia laboral como profesora. Gracias a ella aprendí muchísimo, lo cual me ha ayudado a formarme y crecer como profesora y como persona con los valores que transmite.
  • La primera impresión de INFIL fue muy buena en todos los sentidos: organización, seriedad, materiales, proyectos,… y mucha ilusión por formar parte de INFIL.
  • Dejar INFIL fue una de las decisiones que más me ha costado tomar a lo largo de mi vida. Dejar atrás 3 años compartidos con personas encantadoras y con unos alumnos a los que sigo echando de menos. Tuve una oportunidad de irme al extranjero que no pude dejar escapar y por eso dejé INFIL.
  • A día de hoy considero que no existe un proyecto igual al de INFIL. Cumple una labor increíble dando a los pueblos experiencias y formación que muchos no podrían descubrir sin la ayuda de INFIL.
  • La relación ha sido muy buena con todos/as los profesores/as, son una gran familia.
  • Con el director siempre ha habido muy buena relación. Iñaki me dio la oportunidad más difícil de encontrar, la primera, algo por lo que siempre estaré agradecida y encantada de seguir ayudando a INFIL cuando sea necesario.
  • Los alumnos de INFIL son brillantes y estoy segura de que aprenden día en día gracias a todos los recursos que les ofrecen las clases que reciben.
  • Espero que INFIL siga creciendo por toda la provincia de Salamanca. ¡Gracias por tanto!

Nieves Fuentes comenta:

(profesora en INFIL en los años 2012 a 2016)

  • Conocí INFIL a través de un anuncio de una oferta de trabajo.
  • Los años que he pasado en INFIL han sido una gran experiencia, en la que he aprendido mucho y he crecido tanto a nivel personal como profesional.
  • Mi primera impresión de INFIL fue que estaba todo muy bien organizado.
  • Al dejar INFIL sabía que echaría de menos el día a día que he vivido durante los años trabajados aquí.
  • Creo que el proyecto de INFIL en la provincia de Salamanca tiene un papel muy importante al acercar a los diferentes municipios la posibilidad de aprender idiomas del mismo modo que se hace en la ciudad y en grandes municipios donde hay Escuela Oficial de Idiomas.
  • Con el director he tenido una buena y cercana relación y mi relación con la jefa de estudios y mis compañeros fue también buena. Me parece que el director de INFIL sabe escuchar y valorar todas las opiniones y que luego las tiene en cuenta. Además, siempre nos ha hecho ver que le importa que estemos bien y nos apoya.
  • Los alumnos de INFIL tienen características y motivaciones muy variadas a la hora de aprender el idioma. Estos alumnos aprenden mucho y de forma divertida, ampliando los conocimientos del colegio y mejorando así sus resultados escolares.
  • Muchas gracias por todo, ha sido un placer trabajar en INFIL.

Arantza Lozano comenta:

(profesora en INFIL en los años 2011 a 2014)

  • Conocí INFIL a través de una oferta de empleo en el tablón de anuncios de una facultad de la USAL.
  • A nivel laboral supuso una experiencia totalmente nueva, que me hizo conocer la satisfacción y la dificultad de la enseñanza desde un punto de vista distinto, a nivel económico fue una ayuda, y a nivel personal una etapa muy bonita en mi carrera, el trabajo con los niños, el cariño que al final se toma mutuamente.
  • Mi impresión sobre la empresa fue de seriedad y trabajo duro, desde el principio.
  • Mi impresión al dejar INFIL fue que acababa una muy buena experiencia, con muy buenos recuerdos de ella.
  • Dejé INFIL porque encontré un trabajo de jornada completa más relacionado con mis estudios.
  • El proyecto de INFIL en la provincia de Salamanca me parece una gran iniciativa, que tiene detrás un gran entusiasmo y esfuerzo por parte de todos.
  • El ambiente de trabajo era muy agradable y siempre he sentido el apoyo y respaldo de todos, en cualquier situación.
  • Mi relación con el director fue excelente. A nivel laboral es el primer empresario que conozco que no pone los intereses de la empresa por encima de las personas con las que trabaja, que tiene un gran sentido de la sensatez y la justicia, es minucioso, exigente y conoce y se preocupa de cada problema que pueda darse en las clases, además de ser el que mejor conoce este trabajo. Y a nivel personal es una gran persona y a quien siempre agradeceré la oportunidad de trabajar en este proyecto.
  • Los alumnos de INFIL aprenden mucho y, además, lo hacen con sus amigos y lo que es más importante: divirtiéndose.

Mª Carmen Martín García comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2015-16)

  • Conocí INFIL a través de Internet, en una búsqueda de campamentos de verano.
  • INFIL para mí fue un motor de desarrollo en todos los aspectos. Me permitió poner en práctica los conocimientos aprendidos en la carrera y, además, aprender nuevas formas de enseñanza.
  • Conocí a nuevas personas, nuevos compañeros e incluso nuevos lugares. Poder trabajar en la zona donde resido fue para mí una gran ventaja y es algo que tengo qe agradecer a Iñaki.
  • La primera impresión antes de formar parte de INFIL era de entusiasmo, dado que quería trabajar como maestra, profesión que adoro, y también curiosidad por saber cómo sería todo, desde quiénes serían mis compañeros y cómo se daría el curso, puesto que acababa de terminar la carrera de Magisterio.
  • Dejar INFIL para mí supuso una mezcla de sensaciones. Echaba de menos el prepararme las clases, el viajar a los pueblos, estar en clase y tener los correos de Iñaki y Lucia. 
    El hecho de dejar INFIL para mí no lo considero un punto y a parte, lo considero una coma o un paréntesis en mi vida.
  • El proyecto que sigue INFIL es excelente. Permite acercar a alumnado de entornos rurales el inglés sin necesidad de que se desplacen a la capital. Además, cuentas con los mismos recursos que allí se encontrarían.
  • Excelente relación con mis compañeras. Además, tengo que hacer mención a Lucía por su dedicación y organización para que todo fuera bien.
  • Al igual que con el resto de compañeras, mi relación con Iñaki fue muy buena. Desde el primer día se interesó en saber cómo iba todo y cualquier cosa que necesitaba siempre estaba ahí.
  • Los alumnos de INFIL están interesados y motivados por aprender. Pude ver muchos avances y como maestra eso es una alegría.

Almudena García comenta:

(profesora en INFIL en los años 2012, 2013 y 2014)

  • Conocí INFIL a través de un folleto de publicidad sobre los cursos de inglés que se iban a impartir por primera vez en Castellanos de Moriscos.
  • A nivel laboral y profesional, INFIL fue una gran experiencia, ya que el trato con los alumnos era muy cercano. Asimismo, fue  una gran etapa profesional porque aprendí muchísimo. Los grupos son muy reducidos y eso hace que haya un vínculo muy estrecho con los alumnos. Además, es una oportunidad extraordinaria para que los niños adquieran la competencia comunicativa en el idioma. Se pueden realizar actividades y proyectos con ellos muy lúdicos y motivadores.
  • A nivel personal, el compañerismo entre profesoras y la ayuda y comprensión del director y la jefa de estudios está presente en todo momento.
  • Mi primera impresión fue muy buena. Hay que destacar la organización, la gran cantidad de recursos y material que teníamos en la oficina para utilizar en el aula y el poder compartir ideas y actividades con otras profesoras. También me llamó la atención que se valora mucho al alumno, puesto que los grupos son muy reducidos y hay una preocupación por su aprendizaje. No prima el factor económico que hay en otras empresas de clases extraescolares en las que cuantos más niños se apunten mejor. En INFIL importa más la calidad de la enseñanza.
  • Me dio mucha pena dejar INFIL, ya que estaba muy contenta con mis grupos. Dejé INFIL porque me tuve que mudar a otra ciudad.
  • Valoro muy positivamente el trabajo y la labor de INFIL, ya que creo que es una gran idea llevar el aprendizaje del inglés a la provincia de Salamanca.
  • Con el director también hubo muy buena relación. Ante cualquier problema siempre estaba dispuesto a escuchar y ayudar. Asimismo, fue muy comprensivo cuando tuve que dejar la empresa.
  • Los alumnos de INFIL están muy motivados y muestran mucho interés. Son muy participativos en las actividades. Al ser grupos tan reducidos, se aclaran dudas rápidamente y pueden mejorar su fluidez, pronunciación y sobretodo perder la “vergüenza” a la hora de expresarse en inglés gracias a su metodología activa y dinámica.

Mónica Hidalgo comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2012-13)

  • Conocí INFIL por su oficina en Villares de la Reina, municipio al que pertenezco.
  • Para mí INFIL fue la oportunidad que necesitaba para trabajar en lo que más me gusta, la enseñanza de idiomas. Estaré eternamente agradecida a INFIL por confiar en mí y por valorarme tanto cuando estuve trabajando con ellos. Conocí a gente extraordinaria y a grandes profesionales que le ponen todo su amor a la enseñanza. A nivel laboral, siempre tuve la sensación de ser valorada y tratada con honestidad y justicia.
  • Recuerdo que ya en la primera entrevista tuve la sensación de tranquilidad que da el hecho de ver que está todo tan organizado al detalle. Como todo el equipo humano de INFIL hace que toda la maquinaria esté al día y funcione a la perfección.
  • Me dio una pena terrible dejar un trabajo en el que se me valoraba y del que de verdad disfrutaba. Todos los trabajadores de INFIL son encantadores, y me llevo muy buenas sensaciones.
  • Lo dejé porque me surgió la oportunidad de irme a estudiar un Máster a Texas en Estados Unidos y no la podía dejar pasar. Cuando lo acabe y vuelva a España me encantaría algún día poder volver a trabajar en INFIL.
  • Creo que INFIL hace una labor fantástica en Salamanca y la prueba son sus grupos de alumnos, la motivación que tienen y su capacidad de aprendizaje. Sin duda el tener un sistema tan organizado da resultados estupendos.
  • Mi relación con las compañeras y con Lucía, la jefe de estudios, fue estupenda, no tengo más que palabras positivas. Una de las cosas más potentes que tiene INFIL, en mi opinión, es su equipo humano. Con Iñaki, el director, tuve un trato estupendo también. Es una gran profesional y admiro su capacidad para mantener un proyecto de gran calidad y ampliarlo cada día.
  • Echo mucho de menos a mis alumnos y desde Texas les mando un beso enorme a todos por si leen esto. Creo que el sistema de INFIL favorece mucho el aprendizaje y lo hace de un modo motivador y entretenido. El tiempo que estuve trabajando en INFIL sentí de verdad que el método funcionaba. El hecho de tener grupos de alumnos tan consistentes, pero que a la vez permiten la entrada de alumnos nuevos y su rápida adaptación, hace que los estudiantes disfruten y aprendan cada día.
  • Solo añadir que habiendo estado dentro de este proyecto puedo decir que recomiendo a cualquier persona que le de la oportunidad a INFIL de demostrarle que funciona, porque no se va a arrepentir. Espero que los campamentos de verano, al igual que INFIL, vayan cada día a más, porque también me parecen una opción estupenda para el verano y un proyecto diferente y motivador. Gracias a todos por hacerme disfrutar y aprender tanto en INFIL.
  • ¡Saludos a mis alumnos y a los maravillosos profesores! ¡Nos vemos pronto!

Araceli Alemán comenta:
(Profesora en INFIL en el curso 2008-09)

  • Conocí INFIL a través de Infojobs. 
  • Antes de empezar a trabajar, me llamó mucho la atención el proyecto de INFIL. Me parece un proyecto precioso, una manera de ayudar y aportar una enseñanza fundamental para los niños. Debe de ser un orgullo haber tenido una iniciativa semejante.
  • A nivel económico, INFIL me ayudó a costearme parcialmente mi estancia en Salamanca mientras estudiaba la Licenciatura de Traducción e Interpretación en la universidad. A nivel personal y profesional, INFIL me dio mi primera oportunidad de trabajar como profesora, esa primera oportunidad tan difícil de conseguir. Gracias a esta experiencia me di cuenta de lo mucho que me gusta enseñar y de lo bonito que es ser profesora. Siempre les estaré agradecida por confiar en mí y brindarme ese primer impulso en el ámbito de la enseñanza.
  • Me dio mucha pena despedirme de todos mis alumnos. Me decían que me iban a echar mucho de menos y yo me sigo acordando mucho de ellos aunque hayan pasado muchos años. A nivel laboral, me dio pena también dejar INFIL, puesto que aprendí mucho y me fui con la sensación de que podía haber aprendido mucho más si hubiera podido seguir. Al terminar la carrera, necesitaba un trabajo a jornada completa, por lo que dejé Salamanca y me trasladé a Madrid.
  • Me parece importantísimo el servicio que ofrece INFIL, dado que muchos niños tienen la oportunidad de reforzar y mejorar su nivel de inglés, un idioma fundamental para su futuro. INFIL no sólo ofrece este servicio sin necesidad de desplazamientos, sino que lo hace a un precio más que asequible. Como decía antes, me parece una idea buenísima.
  • El ambiente en INFIL es bastante distendido, todos opinamos y aportamos nuestras ideas en la medida de lo posible, lo cual se agradece.
  • Yo me lo pasé genial con los chicos. Tanto en Villares de la Reina como en Carbajosa de la Sagrada, me encontré con unos alumnos a los que pude enseñar inglés, pero ellos me enseñaron muchas cosas más. Me regalaron una tarjetita por Navidad (que aún conservo), me daban su opinión sobre las clases, aportaban ideas, traían cuentos para leer (en inglés, claro)… Son geniales y, aunque suene a tópico, son los mejores maestros.
  • Quiero felicitar a INFIL porque se acerca a sus 10 años. Espero que cumplan muchísimos más y que sigan creciendo, porque sé que los comienzos son siempre duros, pero han dejado claro que todo es posible con ilusión, constancia y esfuerzo. Muchas gracias por la oportunidad que me brindaron, fue una experiencia inolvidable. ¡Enhorabuena!

Vanessa Martín Crespo comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2010-11) (Vanessa volvió a INFIL en el curso 2013-14)

  • Conocí INFIL a través de un anuncio que había en la Universidad de Salamanca.
  • Mi primera impresión al entrar a trabajar en INFIL fue de emoción y nervios al mismo tiempo. No conocía a la gente pero me sentía con ganas de empezar un nuevo proyecto.
  • Profesionalmente, INFIL me ha aportado mucho porque me encontré muy arropada por mis compañeros y sentí que crecía cada día como profesora. Me gustó mucho cuando substituía a mis compañeras y tenía experiencias muy diferentes a las que estaba teniendo en mi lugar de trabajo (Terradillos).  A nivel laboral y económico, realmente me ha valido para saber lo que es tener mi primer trabajo y ver cómo poco a poco alimentaba mi sueño de ser profesora. A nivel personal, me sentí muy valorada en INFIL y pude comprobar que mis alumnos progresaban y entendían lo que yo intentaba transmitirles. En general, me ha parecido una experiencia muy enriquecedora e interesante tanto en lo personal como en lo profesional.
  • Dejé de dar clases en INFIL porque tenía que terminar otros proyectos. Me dio pena tener que dejarlo pero nunca he desechado volver, porque trabajar en INFIL me hacía sentir verdaderamente como la profesora que quiero ser. Sentí, sencillamente, que había aprendido mucho durante mi trayectoria en INFIL.
  • El proyecto de INFIL en la provincia de Salamanca me parece que está genial. Es una experiencia única para los pueblos de Salamanca. Por muy poco, recibes mucho.
  • Mi relación con los/as compañeros/as y con la jefe de estudios fue muy buena. Prácticamente estábamos en contacto todos los días y nos ayudábamos mutuamente. Con el director, la relación era excelente, muy cercana.
  • Creo que los alumnos de INFIL aprenden inglés con un método que se va adaptado a las necesidades del alumno y yo creo que satisface las necesidades y expectativas del alumno. Los alumnos por lo general, ven que su inglés mejora y adquieren una gran cantidad de vocabulario y de conocimiento de la lengua en cuanto a las cuatro destrezas básicas (Escribir, Leer, Escuchar y Hablar).
  • Recomiendo estudiar en INFIL a todo el mundo porque de verdad que vale la pena. Se aprende un montón, con métodos muy dinámicos e innovadores. Como profesor/a te aporta mucho; te sientes mejor docente y que eres capaz de transmitir todos tus conocimientos de una manera entretenida, activa y sobretodo, adaptada a las necesidades de los alumnos.

Noa Benito comenta:

(profesora en INFIL desde 2004 hasta 2007)

  • Conocí INFIL directamente a través de Iñaki Tirapu, quien me planteó su proyecto y me pareció interesante y una buena oportunidad laboral.
  • A nivel laboral y profesional, INFIL supuso uno de mis primeros trabajos. Aprendí a desenvolverme mejor dando clases de inglés, pues hasta el momento, había impartido fundamentalmente clases de español para extranjeros. Conocí a chicos y  chicas agradables y me enseñó que hay alternativas didácticas interesantes para la enseñanza de idiomas al margen de las habituales clases que se imparten en centros educativos reglados.
  • Yo fui una de las primeras personas en trabajar en INFIL, de modo que todo era bastante nuevo, pero había ilusión y muchas ganas.
  • Al dejar INFIL, pude comprobar que el proyecto se había desarrollado mucho y bien, con una buena acogida y que habíamos conseguido hacer un buen trabajo y consolidar el proyecto en poco tiempo. Dejé de trabajar en INFIL porque tuve que trasladarme a otra ciudad.
    El proyecto de INFIL en la provincia de Salamanca es innovador y creativo. Me demostró que hay gente con ganas de hacer algo distinto y de ofrecer trabajo a otras personas a través de un proyecto cultural e interesante.
  • Mi relación con mis compañeros/as y con la jefe de estudios fue siempre excelente y también con Iñaki, más que un jefe es un amigo y orienta a sus profesores y les ayuda cuando estos lo necesitan.
  • En general, pienso que los alumnos/as de INFIL son chicos agradables y participativos. Algunos vienen con muchas ganas y hacen la experiencia aún más enriquecedora. Guardo muy buen recuerdo de todos.
  • INFIL fue una idea que surgió de la total vocación docente de una persona que creía y cree que la enseñanza de idiomas y el aprendizaje del los mismos está al alcance de todos, solamente se necesita ilusión y ganas de trabajar.

Mercedes García Lledó comenta:

(profesora en INFIL en los cursos 2009-10 y en 2011-12)

  • Conocí INFIL a través de una página de empleo de Internet. Lo que me dio la confianza suficiente para enviar mi CV a la empresa fue que, al contrario que otras muchas, estaba “al día” (con página web, información sobre cursos y profesores, contacto, etc.).
  • Desde el principio me di cuenta de que todo estaba perfectamente organizado, que no se dejaba nada al azar y que al profesorado se le exigían una serie de responsabilidades muy concretas (puntualidad, organización, etc.) para que todo siguiera saliendo bien.
  • INFIL supuso, ni más ni menos, mi primera experiencia laboral. Significó mucho para mí que contaran conmigo desde un principio para todo un curso académico. INFIL me dio confianza en mí misma y en mis capacidades.
  • Tuve que dejar de trabajar en INFIL en 2010 porque al año siguiente me iba de Erasmus. Al volver trabajé de nuevo para INFIL un curso más y, acabado ese segundo año, no continué con el objetivo de centrarme en mis estudios.
  • Me fui de INFIL con la impresión de haber sido muy afortunada al haber tenido la oportunidad de trabajar con ellos. La confianza depositada hizo que después de un año volviera a la empresa de nuevo para volver a trabajar otro curso más.
  • Mi relación con Lucía y los profesores fue genial. Son un encanto. Todo el mundo tenía mucha motivación y ganas de que todo saliera siempre lo mejor posible. Con Iñaki tuve también una buenísima relación, le admiro como profesional y como persona por sus proyectos y determinación.
  • El proyecto de INFIL en Salamanca me parece una idea increíblemente acertada.
  • Los alumnos de INFIL aprenden lo ideal para la etapa académica en la que están. Compaginando INFIL con las clases del colegio, los alumnos se hacen una idea más amplia de cómo y para qué se utiliza el inglés. Tener más de una perspectiva (profesor) es muy importante para aprender.
  • Deseo mucha suerte a INFIL, por todo el esfuerzo y dedicación.

Laura Varela comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2011-12)

  • Conocí INFIL por medio de un anuncio en el servicio de empleo de la Universidad de Salamanca. A las pocas horas de enviar mi CV Iñaki, el director del centro, ya me había respondido y dos días después hice la entrevista de trabajo.
  • Desde un primer momento Iñaki, me transmitió mucha confianza, cercanía, entusiasmo por hacer las cosas bien y pasión por la enseñanza, cualidades que corroboré día tras día durante el año que trabajé en INFIL. Lucía, la jefa de estudios, es otra excelente profesional, siempre atenta a las necesidades de alumnos, padres y profesores. Mi relación con ellos, así como con el resto de profesores con los que compartí el año académico, fue muy buena. Se respira muy buen ambiente, compañerismo y ganas de trabajar pensando en lo mejor para los alumnos, lo cual se refleja de manera muy positiva en las clases, porque cuando te encuentras a gusto en tu trabajo, los resultados siempre van a ser óptimos.
  • Desde mi punto de vista, el proyecto de INFIL es muy interesante y enriquecedor por diferentes motivos. En primer lugar, porque su objetivo es acercar la enseñanza del inglés a niños, adolescentes y adultos de la provincia de Salamanca a quienes, de otro modo, les podría resultar complicado asistir a una escuela de idiomas. En segundo lugar, porque el método de enseñanza está muy bien pensado para que los alumnos saquen el mayor partido de las clases (tanto los más pequeños, como los que se encuentran en niveles más altos), procurando practicar todas las destrezas (escrita, oral, escucha y lectura) en todas las clases de una manera comunicativa y entretenida. Asimismo, al tratarse de grupos pequeños, se consigue que el trato entre alumno y profesor sea muy cercano y se pueda atender y responder de manera efectiva a las necesidades de cada alumno.
  • Finalmente, me gustaría destacar la magnífica organización que hay detrás de todo y sin la cual no sería posible el buen funcionamiento del proyecto. Sin duda, guardo un excelente recuerdo de mi año docente en INFIL, tanto de mis compañeros como de mis alumnos, de los que me acuerdo muchas veces y por los que sigo preguntando a menudo.

Noelia Clavero comenta:
(profesora en INFIL en los cursos 2009-10 y 2010-11)

  • Dejé mi currículum al ver la academia de INFIL en Villares, pensando que era solo eso, un centro de estudios en el pueblo, pero me encontré mucho más... 
  • Mi primera impresión fue muy buena. El centro en Villares es pequeño pero repleto de recursos, con aulas dotadas de todo lo necesario y una biblioteca impresionante, por lo que tuve muchas ganas de comenzar a trabajar allí, y tras la entrevista, tuve una buena sensación. 
  • Sin duda, INFIL es el mejor sitio en el que he trabajado, he aprendido y he crecido como persona y profesora gracias a la buena organización y al trabajo en equipo. 
  • Dejé de trabajar en INFIL porque me mudé a Almería a causa del trabajo de mi pareja; de no haber sido así, no me hubiera planteado el buscar otro sitio en el que trabajar en Salamanca.
  • Sentí pena al irme, como que todo lo que había progresado en dos años, en un momento, desaparecía, pero me llevé gratificantes experiencias. Estaba muy a gusto, sobre todo, el último año trabajando en Guijuelo y Carbajosa. Ya conocía a los profesores/as y se creó muy buen ambiente tanto en INFIL como en el centro cultural de Guijuelo. 
  • Creo que en INFIL se sigue un método educativo muy competente, que integra las diferentes destrezas del idioma impartidas de un modo lúdico y dinámico.
  • Mi relación con el resto de profesores/a fue perfecta. El ambiente de colaboración y unión entre los compañeros ha sido inigualable. Y en cuanto a la jefa de estudios (Lucía), hacía un seguimiento muy profesional de nuestras clases, a la vez que nos ayudaba siempre que lo necesitábamos, mediante recursos y consejos prácticos.
  • Los/as alumnos/as están muy interesados/as en aprender. Sobre todo, en los casos en los que ya habían experimentado INFIL en años anteriores, se les notaba muy buena base en el idioma, que seguían las clases sin problema y que disfrutaban y estaban contentos con el método didáctico.
  • Para finalizar, creo que INFIL ha sido una escuela genial, no solo para los alumnos sino para los mismos profesores que hemos podido formar parte de este proyecto. Espero que sigáis creciendo como recompensa de vuestro esfuerzo y seguir recibiendo muy buenas noticias vuestras.


María Fidalgo comenta:
(profesora en INFIL desde 2005 hasta 2010)
  • Conocí INFIL a través de un anuncio que vi en mi Facultad (Traducción e Interpretación) en la Universidad de Salamanca.
  • La primera impresión fue muy positiva. Iñaki me dio una buenísima impresión desde el primer momento y estaba segura de que trabajar con él iba a ser una aventura inolvidable.
  • INFIL supuso mi primera experiencia profesional como profesora de inglés y la verdad que fue una de las experiencias laborales más gratificantes que he tenido.
  • Me dio mucha pena irme porque estaba muy unida a mis alumnos pero, al terminar Traducción e Interpretación, me fui de Salamanca.
  • Me parece una idea genial el hecho de poder llevar las clases de inglés a los alumnos que viven en la provincia de Salamanca sin que tengan que desplazarse.
  • Mi relación con los/as compañeros/as y con la jefe de estudios fue muy, muy buena. Me acogieron estupendamente desde el principio y siempre me sentí muy a gusto con todos los profesores. Iñaki es una persona excepcional y siempre me apoyó y ayudó en todo lo que necesité.
  • Estaba encantada con todos mis alumnos. Tuve desde grupos de alumnos de 4 años hasta grupos de adultos de 60 años. Todos eran muy amables, sencillos, agradecidos y, sobre todo, con mucho interés por aprender.
  • Guardo muchos buenos recuerdos de los 4 años que estuve trabajando en INFIL. No tengo ninguna duda de que, si volviera a vivir en Salamanca, volvería a trabajar con el equipo de INFIL. Espero de verdad que todo les siga yendo muy bien.

Gloria Miguet comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2005-2006)

  • Conocí INFIL gracias a una persona que estaba en contacto con Iñaki cuando empezaba a ser un nuevo emprendedor. Vi que él estaba ilusionado por empezar algo innovador por los pueblos ayudando a los niños a aprender el idioma que tanto les cuesta. Me parecía una idea genial y entonces empecé a formar parte de ese nuevo proyecto.
  • La verdad es que estuve muy a gusto tanto a nivel personal como profesional y laboral. Yo estuve en Calvarrasa de Abajo y tuve un grupo muy majo con los que se trabajaba muy bien.
    Además, también tuve la oportunidad de poder aportar mis ideas para los demás compañeros, facilitando material de diferentes unidades didácticas. Yo aprendí muchas cosas tanto de mis compañeros como de mi “jefe” y espero que ellos de mí también.
  • Me dio mucha pena marcharme de INFIL pero lo tuve que dejar porque acabé como profesora en diversos colegios públicos por la provincia de Salamanca.
  • Espero que este proyecto dure muchos años!!!!
  • Me alegro muchísimo que INFIL esté funcionando perfectamente!!! La verdad es que me acuerdo mucho de vosotros. El tiempo que estuve allí fue una experiencia inolvidable para mí. Un saludo y un abrazo fuerte.

Miguel Herrero comenta:

(profesor en INFIL en el curso 2011-2012)

  • Conocí INFIL a través del servicio de búsqueda de empleo de la Universidad de Salamanca.
  • A nivel laboral y profesional fue una oportunidad de poder trabajar en lo que me gusta, en la enseñanza, con buenas condiciones económicas y salariales, con alumnos claramente motivados y con muy buen material.
  • Mi primera impresión antes de entrar a formar parte del equipo de profesores/as fue que INFIL era una empresa con unos objetivos claros, con un proyecto emprendedor, y con unos recursos envidiables.
  • Me dio pena dejar INFIL porque me trataban muy bien y estaba muy a gusto. Lo dejé porque quería establecerme en el extranjero.
  • Enseñar inglés en los pueblos de la provincia a grupos reducidos y bien estructurados con material de primera es un proyecto emprendedor y ambicioso y en INFIL saben desenvolverlo muy bien. Hay muy buen trato no solo con los alumnos y los profesores, sino también con los padres de las familias a los que ofrecen muchas facilidades. Además, enseñando inglés en grupos tan pequeños los alumnos aprenden mucho, tanto que son capaces de presentarse a los exámenes de Cambridge y superarlos sin problema. Creo que el método de INFIL es un método excelente para que los alumnos aprendan inglés. La mayoría tienen un nivel superior al que deberían tener por edad y, además, se divierten.
  • Mi relación con los/as compañeros/as, con la jefe de estudios y con el director fue excelente. Tanto mis compañeros como la jefa de estudios siempre han estado dispuestos a escuchar mis sugerencias y hemos tenido relación en el trabajo y fuera del trabajo. Iñaki es una persona excepcional que confía en su proyecto y que ofrece a los profesores muchas facilidades a la hora de trabajar. Es un placer trabajar con él.
  • Espero que INFIL siga desarrollando su labor durante mucho tiempo.
Jenifer Martín comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2010-2011)

  • Mi experiencia en INFIL tanto a nivel personal como profesional fue muy enriquecedora. Estuve trabajando en Carbajosa de la Sagrada durante un curso escolar y lo recuerdo con mucha añoranza...mis compañer@s, el buen ambiente que había entre nosotros y las clases con "mis" niñ@s que tanto me aportaron. Hoy en día me sigo dedicando a la enseñanza en el sector público pero, sin duda, mi paso por INFIL ha hecho que mi vocación crezca mucho más. Gracias a todos: Lucia (la jefa de estudios), a Noelia, Sandra, Iñaki y a mis grupos de chic@s!

¡GRACIAS POR DARME TANTO!

Laura Egido comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2010-2011) (Laura volvió a INFIL en el curso 2013-14)

  • Conocí INFIL a través de una compañera de la universidad que ya trabajaba en la empresa. Ella fue la primera que me habló de la labor de INFIL a la hora de enseñar inglés, de su profesionalidad y del buen ambiente que había en la empresa.
  • Compaginé mi trabajo en INFIL con la finalización de mis estudios universitarios. Supuso para mi, además de la obvia ayuda económica, un gran reconocimiento de mi labor profesional.
  • Al dejar INFIL, sentí que dejaba atrás a una gran familia y que me sería muy difícil encontrar otro trabajo donde me sintiera tan a gusto realizando mi labor.
  • Dejé de dar clases en INFIL porque me fui a vivir al extranjero. Pero sin duda repetiría la experiencia sin pensarlo.
  • Creo que no hay otra empresa que lleve mejor la enseñanza dinámica del inglés de una forma tan divertida y fácil para sus usuarios en toda la provincia. Cabe destacar el esfuerzo por llevar este idioma a todos los rincones de Salamanca.
  • La relación con el resto de profesores fue muy buena, siempre intentando ayudar, dando ideas para hacer cosas nuevas y compartiendo experiencias.
  • La relación con el director de respeto, apoyo y reconocimiento facilita muchísimo nuestra labor y hace que queramos mejorar aún más.
  • Creo que los alumnos aprenden mucho, porque el ambiente es muy dinámico y distendido, nada que ver con las clases teóricas a las que están acostumbrados.
  • Siempre me he sentido reconocida, valorada  y respetada como profesora y trabajadora. Agradezco mucho la oportunidad de haber formado parte de INFIL.

Demelza Coco comenta:

(profesora en INFIL en el curso 2006-2007)

  • Conocí INFIL a través de una página web (Infojobs).
  • INFIL supuso para mí un gran reto personal y laboral, además de una forma de encauzar mi vida profesional. Me sentí muy feliz al entrar a formar parte del equipo de profesores/as, a la vez que nerviosa puesto que era la primera vez que iba a tratar con niños fuera de lo que eran prácticas escolares.
  • Mi primera impresión fue muy buena (“me dio buen rollo”). Busqué información en internet para informarme un poco antes de realizar la entrevista y la idea me parecía innovadora y atractiva.
  • Dejé de trabajar en INFIL porque me ofrecieron un puesto de maestra en un colegio concertado de Salamanca. Sigo en él hasta la fecha pero… ¡quién sabe!, si esa otra oferta no se hubiera cruzado en mi camino, a lo mejor seguiría en INFIL. Mis sensaciones al marcharme fueron bastante contradictorias. Por un lado, era feliz, porque iba a trabajar en un colegio en la enseñanza reglada pero me daba pena dejar de hacer lo que estaba haciendo en INFIL. Me sentía satisfecha, contenta y muy motivada hacia la labor que hacía.
  • El proyecto de INFIL en la provincia de Salamanca es un proyecto innovador, con gente trabajadora y con ganas.
  • La relación con mis compañeros/as y la jefe de estudios fue muy buena. Con la persona con la que más traté fue con Víctor. Tengo que decir que desde el principio me acogió fenomenal. ¡No puedo decir nada malo de él!. Lucía se preocupaba mucho también por ponernos al día sobre material que podíamos usar y cualquier otra duda que nos surgiera. En cuanto al director, creo que es una persona con mucha empatía hacia los demás y con el que es muy fácil tratar. Es una persona, además, que transmite mucha tranquilidad y te hace sentir a gusto.
  • Creo que los alumnos/as de INFIL aprenden bastante. Además se hacen actividades atractivas y dinámicas, puesto que los grupos no son grandes.
  • Quiero felicitar a INFIL, porque 10 años de labor lo merecen. El poder seguir con vuestra labor es el fruto de hacer las cosas tan bien. ¡Enhorabuena!